MORE LANGUAGES !!

Ana Maria

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER

¡Dios todavía sana!

Con alegría quiero contar mi historia sobre los acontecimientos acerca de mi suegra brasileña.
Esto para darles animo a todos que hayan pedido la ayuda de Dios a través de la oración, y quizá, hasta ahora no se le haya respondido. ¡Porque Dios todavía sana!

Sin embargo, en mis ojos, hay 2 tipos de ayuda:
- ayuda, que no permita retraso en donde Dios, actúa inmediatamente para alargar la vida en la tierra, por ejemplo y
- ayuda, que se efectúa a plazo largo para el creyente, quien espera en plena confianza, que la sanción, se efectuara en un tiempo que Dios determina.

Mi mujer brasileña, hija y yo, hemos podido experimentar a Dios como el Gran Medico en todo su poder y con toda su bondad. Aquí os cuento la historia de Ana Maria de Natal en Brasil.

Ana Maria creció en una de los barrios bajos más pobres de Natal y todavía, vive allí. La carencia total de lujo o hasta muchas veces las necesidades primordiales, nunca le han impedido a Ana Maria de dejar su fe en el Señor.
A contrario, ella es un ejemplo luminoso para toda la gente. A pesar de su carencia de estudio ella reparta diariamente sabidurías bíblicas de alta calidad.
Muchas veces me he sorprendido como el Señor se manifiesta a través de una mujer tan simple; ella evangeliza de una manera impresionante. Ana Maria tiene todo lo que se puede esperar de una seguidora del Señor: honesta, confiable, que ayuda a los demás y sobre todo un amor grande para su prójimo. En mis ojos hasta un poco más: ella refleja a Jesús en toda su forma de ser.
¿Sin embargo, que paso? A principios del 2011 su peso bajo muchísimo y una visita al medico era necesario. Ahora eso en Brasil no es fácil. Todo el sistema sanitario esta hecho sobre 2 pensamientos.

En primer lugar la sanidad es gratis para todo el mundo. Eso suena bien, pero porque falta dinero, esto casi no funciona. Filas nocturnas de gente enferma en el medico, para poder ser ayudado por la mañana es en Brasil muy normal. Medicinas solamente se puede conseguir en la farmacia del estado y se limita su disponibilidad hasta ciertos días. Para una operación el tiempo de espera de algunos anuos es mui normal y esa ayuda viene por tanto muchas veces demasiado tarde.

En segundo lugar hay la sanidad particular, una de un nivel bueno y bien arreglado. Pero esta es solamente al alcance de la gente que la puede pagar. Aquí vale: primero pagar, después ayuda.

Ana descubrió un bulto en su cuello. Por las donaciones, Ana podía ser mandada a un hospital particular. Allí se hizo una ecografía en el cual se vio que Ana tenía 4 tumores en su tiroides. En ese momento no podían constatar si eran benignos o malignos. Para eso se necesitaba una biopsia y para ella también se tenía que pagar por adelantado.

En ese momento estábamos en el 3 de julio 2011 y en nuestra congregación evangélica, De Deur, hay un culto especial con evangelista Wolter Alkema. El tema de ese culto es: ¡DIOS TODAVIA SANA!

En ese culto se ora para Ana y se pide ayuda al Señor. No tanto para colectar miles de euros para la operación necesaria, sino para la cura total de Ana.
En el momento que evangelista Wolter Alkema me pone la mano para pedir al Señor la cura total de Ana, sentía el espíritu del Señor, que me quería decir algo. En ese momento sin embargo no sabía QUE era.

Lo único que me di cuenta era que me sobrevenía una tranquilidad y paz asombrosa.

Ahora de vuelta a Ana: desde Brasil nos llegaba la mala noticia que la biopsia había salido mal.
¿Pensábamos que Ana era víctima de la grandísima corrupción, porque como es posible que una biopsia salga mal? No mandar el tejido para investigación en el laboratorio seria un motivo valido en el beneficio del medico. ¡Después eso no era el caso, ya que el Señor ya había intervenido, solamente nosotros no lo habíamos entendido todavía! Ya que la biopsia había salido mal, el especialista necesitaba una prueba de sangre.

Entonces era el 10 de julio 2011 y después del culto del domingo el pastor me pregunta como esta mi suegra. Le conté la mala noticia que la biopsia había salido mal y la buena noticia que en una reunión de cumpleaños, se había colectado 350 euros para ayudar a pagar la operación de Ana. Asimismo, conté al pastor ese día, que tenia la sensación curiosa y buena, que todo eso ya no hacia falta, y que sentía una seguridad inmensa, que Dios iba a sanar a Ana.
El 14 de julio 2011 Ana tenía una cita en el hospital para hablar sobre el resultado de la prueba de sangre y sobre los pasos a seguir.

El medico cuenta que la biopsia había salido mal, porque no podían encontrar los tumores. Asimismo la prueba de sangre tampoco dio ningún resultado. Ya que había dinero, se decidió para hacer una nueva ecografía al día siguiente.
En esa ecografía los tumores habían desaparecidos, mientras que en la primera ecografía estaban claramente visibles…

¡El especialista habla de un milagro y no tiene ninguna explicación medica!
Gente, también en usted la cura es posible. Persiste en su fe y tenga una confianza firme en su Creador. Entonces solo es una cuestión de tiempo y sus oraciones serán respondidas.

Con gracias al Señor para su gran amor, fidelidad y bondad hacia el hombre.
Y a Ana en especial.

Patrick.

Maastricht, Holanda, 16 de julio 2011

Quieres elegir a Jesús? Pulse entonces aqui.